Citizenship Stories 2017: Carina


Español abajo

“I’m proud to be the motivation of others”

Carina literally stumbled upon Project Citizenship through her cleaning job at the same building as Project Citizenship’s office.

“Well I waited a long time to apply for citizenship…I couldn’t decide to move forward due to fear of the English requirement, because my English is very imperfect. But I remember that whenever I came to work, Veronica would ask me ‘How long have you been [a permanent resident]? Come apply with us!’ So I started taking classes to study for the civics exam. The history content interested me…and I decided to go for it.”

Despite feeling nervous, Carina passed the civics and English tests at her interview. When the official told her that her application was approved, she says, “I stayed seated, but in my head my feet were dancing!”

At her oath ceremony in February of 2017, Carina held back tears as she took in the significance of the moment. Eight long years ago, she had arrived for the first time to the same New England city in the middle of a frigid winter, asking herself “This is the United States?”

She had arrived alongside her siblings and her mother, having left her 4-month old son behind in El Salvador. Due to the limitations of immigration at the time, she was not able to bring him with her right away. So Carina worked two jobs to be able to visit him in El Salvador. When she arrived after the first year, her son did not recognize her. “That was the most painful part for me; feeling that he rejected me.”

Finally, after four years of visits home and the help of her step-father, Carina was able to bring Mauricio to the United States. Five years later, he acquired citizenship through his mother when she became a citizen. By taking this step, Carina feels that she is providing her son with an important inheritance. For example, she says he will have “more opportunities to study and achieve success. He has a good future ahead of him—he needs to know how to take advantage of every opportunity he has in this life.”

As an example of this herself, Carina was the impetus for her siblings to also take advantage of the opportunity and privilege of obtaining U.S. citizenship. The main motivating factor: sibling rivalry. Either way, Carina says, “I feel proud to have been their motivation.”

Now that Carina’s siblings have taken the oath of allegiance to the United States, she and her sister will take their first vacation abroad with their new U.S. passports. In addition to this benefit of citizenship, Carina has felt confident to get a driver’s license and says that she might return to school in the future. For now, she is enjoying her job and the certainty that her son will have the best opportunities ahead of him.

 

“Me siento orgullosa que yo fui su motivación”

Carina supo de Proyecto Ciudadanía de manera única—trabaja de limpieza en el mismo edificio de Proyecto Ciudadanía:

“Bueno espere mucho tiempo para hacer lo de la ciudadanía…no me decidía por el miedo del inglés porque hablo un muy imperfecto inglés. Pero me acuerdo que cuando yo fui al trabajo aquí, me decían, ‘¿Cuántos años tú tienes [con la residencia]? ¡Venga por aquí para llenar la aplicación!’ Y me puse a estudiar en una escuela para el examen de ciudadanía. Me interesó toda la historia…Y me propuse hacerlo.”

A pesar de los nervios, Carina pasó los exámenes de cívica e inglés. Cuando el oficial le informó que fue aprobada, dice, “yo quería estar sentada, ¡pero en mi mente mis piecitos brincaban!”

Carina contenía las lágrimas mientras internalizaba el significado del momento f juramento de lealtad en febrero de 2017. Ocho años atrás había llegado a la misma ciudad de Nueva Inglaterra en el pleno frio de invierno, preguntándose “¿Esto es Estados Unidos?”

Llegó junto a su mamá y sus hermanos, pero había dejado a su bebé de 4 meses en El Salvador. Por las limitaciones de inmigración lo tuvo que dejar allí hasta que Carina era mayor de edad. Carina trabajaba dos trabajos para poder ir a visitarlo en su país. Cuando llegó después del primer año, su hijo no la reconocía. “Y eso fue una parte muy dolorosa para mí, como que te rechaza”.

Después de cuatro años y la ayuda de su padrastro, el hijo de Carina llegó a los Estados Unidos y se incorporó a la vida aquí. Mauricio se adquirió la ciudadanía estadounidense cuando su mamá se convirtió en ciudadana. Por tomar este paso, Carina se siente que se pudo dar una herencia importante a su hijo. Por ejemplo, dice que él tendrá “más oportunidades de llegar a estudiar y llegar a superarse. Tiene un bueno futuro adelante, tiene que saber aprovechar cada oportunidad que tenga en esta vida.”

Sirviendo de buen ejemplo de esta actitud, Carina fue el ímpetu para sus hermanos para que ellos también se aprovecharan de la gran oportunidad y privilegio de obtenerla ciudadanía estadounidense. El motivo principal: La competencia entre hermanos. De todas maneras, Carina dice, “me siento orgullosa y ser- que yo fui su motivación”.

Ahora que los hermanos de Carina asistieron a sus ceremonias de juramento, Carina y su hermana están por tomar sus primeras vacaciones en el extranjero con sus pasaportes estadounidenses. Además de este beneficio de la ciudadanía, Carina se animó a sacar su licencia de conducir y dice que quizás volverá a estudiar en el futuro. Por ahora, disfruta su buen trabajo y la certeza de que su hijo tendrá las mejores oportunidades adelante.